CÓD.S02-15 ONLINE

Expresiones malsonantes y contenido procedimental

La génesis de operadores discursivos, sobre todo aquellos que se mueven en el campo de la modalidad, se nutre de construcciones en las que el contenido intersubjetivo está presente. Es una de las condiciones del cambio que supone ese proceso de fijación (gramaticalización, pragmaticalización o cooptación, cfr. Lehman 2002, Company 2004, Dostie 2004, Heine 2013). En español hay construcciones en las que el elemento o la construcción implicada utiliza formas malsonantes (puto, joder…) y adquiere, a partir de ese contenido emotivo y el registro discursivo, contenidos procedimentales que le habilitan para convertirse en un thetical (Kaltenbock-Heine-Kuteva 2011). Nos vamos a centrar en esta comunicación en el uso de estructuras como No jodas/no fastidies, y, por otro lado, no te jode/no te fastidia. Estas formas se emplean en el coloquio, generalmente en intervenciones reactivas, aunque también se integran, una vez ya fijadas y adquirido su contenido procedimental, como apoyo intensificador de la aserción (Fuentes 2009).

En la adquisición de este contenido procedimental ha influido, como no podía ser de otra manera, su distribución, la entonación y la relación entre los dos enunciados previos que están en el origen. Describir este proceso y su función como operadores es nuestro objetivo. Lo haremos desde un enfoque de Lingüística Pragmática (Fuentes Rodríguez 2017[2000]) en el que se tendrá en cuenta el proceso de construccionalización (Goldberg 2003, Company 2004, Traugott-Trousdale 2013) sufrido, así como la descripción macrosintáctica del elemento y su caracterización como operador discursivo (Fuentes Rodríguez 2020, Kaltenböck 2016, Deulofeu 2013). Nuestro corpus procede del Corpes S.XXI, de la RAE. Asimismo, tendremos en cuenta el Corpus MEsA, de discurso digital, recopilado por el Grupo APL.

Las dos construcciones elegidas parten de la misma forma léxica en su base, aunque admiten variantes menos marcadas con el verbo fastidiar o jorobar. El grado de emotividad implicado es alto, así como la apelación al receptor que está expresa en la construcción. Estos componentes están en la base del proceso de intersubjetivización que le lleva a su fijación como operador discursivo. No jodas suele aparecer más frecuentemente como intervención reactiva, mientras que no te jode/fastidia prefiere la distribución en el margen derecho del enunciado (Fuentes Rodríguez 2012). En esta distribución desarrolla un contenido de comentario o apoyo que parece derivar en una función de intensificador, semejante a la de otros operadores discursivos más cercanos a la reafirmación o evidencialidad. El estudio sobre los corpus reseñados nos permitirá delimitar con claridad las funciones, así como el grado de fijación de la construcción y su caracterización como operador.

Palabras clave

CONTENIDO PROCEDIMENTAL COOPTACIÓN INTERSUBJETIVIDAD MACROSINTAXIS OPERADOR DISCURSIVO

Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Catalina Fuentes Rodriguez

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 8 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Eduardo España Palop

      Comentó el 14/01/2022 a las 10:02:50

      Estimada Dr. Fuentes:
      Muchas gracias por su conferencia. Están realizando un gran trabajo. Mi pregunta sería, ¿Han notado algún tipo de variación dialectal en el uso de Las expresiones estudiadas?
      Un saludo.

      Responder

      • profile avatar

        Catalina Fuentes Rodriguez

        Comentó el 14/01/2022 a las 12:35:33

        Gracias, Eduardo. En este trabajo no he podido introducirla, pero he comenzado a extenderlo a otras zonas de habla hispana. Es un campo amplio de investigación, pero muy interesante. Un saludo cordial

        Responder

    • profile avatar

      Monica Palmerini

      Comentó el 13/01/2022 a las 12:58:57

      Querida Catalina:
      enhorabuena por este fascinante viaje en la génesis de estos operadores discursivos, a través del análisis de su uso contextual dentro de los enunciados. Creo que la perspectiva diacrónica siempre añade profundidad a la descripción de las formas y las funciones lingüísticas. Además, es impresionante la cantidad de rasgos, semánticos, pragmáticos, y de otros tipos, que interactúan y quedan fijados en las expresiones que examinas. El análisis de estos fenómenos es un reto desde un punto de vista metodológico y teorico. Muchas gracias por tu ponencia.

      Responder

    • profile avatar

      Laura Mariottini

      Comentó el 13/01/2022 a las 11:42:31

      Querida Catalina:
      Te felicito por tu brillante comunicación que subraya una vez más la necesidad de superar los confines entre niveles de análisis linguístico para dar cuenta de la complejidad de las estructuras y las funciones del discurso. Este trabajo abrirá camino a futuros e interesantes profundizaciones en la línea que trazas. ¡Gracias!

      Responder

    • profile avatar

      Laura de la Casa Gómez

      Comentó el 12/01/2022 a las 18:58:42

      Estimada Dra. Fuentes:
      La felicito por su comunicación, es un placer volver a coincidir con usted en otro evento académico. Me ha parecido una perspectiva de análisis de las expresiones malsonantes muy novedosa, pues, según me parece, siempre se han estudiado desde el punto de vista de la (des)cortesía, por ejemplo, hablando de "insultos ritualizados". Asimismo, por ser la ironía mi objeto de estudio -como ya sabe-, me ha resultado particularmente interesante observar el carácter irónico de estas expresiones, ya prácticamente imperceptible por su fijación. Su propuesta de la lingüística pragmática puede ser muy útil para el estudio futuro de ciertas ironías que parecen sufrir esa fraseologización. Seguiré su estudio con interés, le doy de nuevo mi enhorabuena.
      Un saludo.

      Responder

    • profile avatar

      G. Angela Mura

      Comentó el 12/01/2022 a las 13:31:26

      Estimada Dra. Fuentes:
      Enhorabuena por su ponencia.
      Me parece muy interesante observar cómo el empleo de estas expresiones malsonantes contribuya en ocasiones a reforzar la expresividad del mensaje y mostrar empatía con el interlocutor incluso en un contexto de negación.
      Por otro lado, me preguntaba si el proceso de semifijación de construcciones del que habla en su intervención nos podría llevar a insertar unidades como “no te jode que + …” y “no te jode + sn” en la categoría de los “esquemas fraseológicos”, unidades fraseológicas que, por definición, se componen de una parte fija y una parte libre que se va actualizando en el discurso. En este caso la parte fija estaría formada por la expresión malsonante y la parte libre por la información proporcionada por el interlocutor hacia la que se manifiesta rechazo de forma polifónica.
      Muchas gracias.
      Un saludo,
      Angela

      Responder

    • profile avatar

      María Victoria Galloso Camacho

      Comentó el 10/01/2022 a las 21:58:39

      Estimada profesora:
      Es un honor haber tenido la oportunidad de asistir virtualmente a una "miniconferencia" suya a través de su presentación. Querría conocer su opinión al respecto de que a este tipo de expresiones, prácticamente lexicalizadas en nuestra lengua, deban seguir considerándose malsonantes o no; incluso, si habría un grado de "malsonancia" contextual entre las distintas formas que trabaja. A veces, no encuentro argumentos suficientes para enseñar los límites entre lo normativo y lo no normativo.
      Muchas gracias y, de nuevo, gracias por la presentación.
      Un saludo,
      Victoria Galloso

      Responder

    • profile avatar

      Belen Alvarez Garcia

      Comentó el 10/01/2022 a las 15:24:00

      Muchísimas gracias y enhorabuena, Dra. Fuentes Rodríguez, por su intervención, brillante como siempre.
      Sobre ella le quería preguntar si usted cree que, adquiriendo estas expresiones una forma más o menos fijada en la lengua, así como un creciente uso en la misma, este tipo de expresiones podrían (o deberían) llevarse al aula de lenguas extranjeras (y por qué). Le pregunto porque he trabajo como profesora de español para extranjeros y, a pesar de que los estudiantes piden aprender tales recursos, no suele considerarse apropiado (por su malsonancia). No obstante, quizá si se fosilizan en la lengua con funciones concretas, ¿tendría mayor fundamento llevarlas al aula? (sobre todo, porque "les hace sonar más nativos").
      Muchas gracias por adelantado por su atención y su tiempo.
      Un saludo,
      Belén Álvarez García

      Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.